No todo lo que reluce es oro: mitos y verdades sobre el «home office»

Entre las ventajas del home office se encuentra la eliminación de los desplazamientos de los empleados, pero es un mito que sean menos productivos.


Una vez más el tema del home office llega a la mesa de las empresas dado el contexto en que nos encontramos, de hecho, son ya varias las grandes firmas que han implementado la medida como una solución preventiva al contagio del coronavirus, que a la fecha lleva más de 100 mil infectados. Por ejemplo, una de las empresas que recientemente tomó la decisión de que sus empelados hagan trabajo desde casa es Google. No obstante, esta alternativa de trabajo no solo es efectiva cuando surgen escenarios como el que se vive ahora, fuera de ellos también es un camino que se puede considerar gracias a los beneficios que puede aportar, por ejemplo, el portal The Balance Small Business señala que gracias al trabajo desde casa se eliminan los desplazamientos del persona, lo cual ayuda a reducir costos para ellos y para el negocio, y hablando de esos costos, también se pueden ver disminuidos para cuestiones como renta de las oficinas o gestión y mantenimiento de equipos y pago de otros servicios.


La apuesta por el home office puede ser buena, sin embargo, aún existen muchos mitos en torno al concepto, por ello, en esta ocasión hablaremos de los más importantes que necesitan ser descartados.


De acuerdo con Pamela Bump, colaboradora de HubSpot, estos son los mitos que rodean al Home office y que las empresas, así como los empleados dentro de ellas, deben dejar atrás para aprovechar sus beneficios:


Mito 1: Los empleados que trabajan de forma remota son flojos o apenas trabajan.


En relación a este primer mito del home office, la fuente señala que urge debido a que cuando se trabaja desde casa, los colaboradores y los superiores no tienen una idea clara e lo que estás haciendo en todo momento. Debido a ello, y el hecho de que no estás sentado al lado o a la vista de los jefes, se asume que se hace menos trabajo en comparación con los empleados que no tienen otra opción más que estar todos los días en su escritorio o en su cubículo dentro de una oficina.


Para fortuna del home office, esta teoría se ha logrado desaprobar una y otra vez. De hecho, muchos trabajadores que optan por hacerlo de forma remota tienden a trabajar más horas de las que lo hacen los colaboradores de una empresa que se encuentran en sus oficinas, pues estos últimos detienen toda actividad relacionada con el trabajo al final del día.


Algunos de los profesionales que optan por el trabajo remoto incluso reportan que su rendimiento incrementa dado que tienen menos distracciones que en la oficina y se pueden enfocar mejor en el trabajo.


Mito 2: Los empleados que hacen home office son solitarios.


Esta segunda concepción equívoca del trabajo desde casa surge pues se cree que dado que los empleados no se encuentran en un edificio lleno de cubículos y otros empleados, pueden llegar a ser personas a las que no les gusta hablar con otros o que no son buenos para el trabajo en equipo.


Cuando se pone en perspectiva sin duda el home office puede verse como una actividad solitaria, pero esto no tiene que ser así. Según lo comparte la fuente, el trabajo en casa permite aprender más sobre la importancia de mantenerse en constante comunicación con el equipo para superar los retos, conseguir victorias y establecer prioridades.


Trabajar desde casa no implica que uno se deba bailar del mundo, el poder entrar en comunicación con los demás miembros del equipo siempre es una actividad que se debe desarrollar pues resulta de gran ayuda.


Todo empleado que trabaje desde casa debe hacer lo necesario para mantenerse visible y continuar socializando con los otros empleados. Si estás trabajando bajo ese modelo debes tomar los pasos necesarios para conectarte de forma virtual, ya sea programando videollamadas o check-ins con el equipo por otros medios.


Mito 3: Es posible tener un mejor balance entre el trabajo y la vida.


Este es uno de los principales atributos que se le dan al home office, muchos lo visualizan como una oportunidad para desarrollar tareas relacionadas con el trabajo y luego tomando tiempo para otras actividades relacionadas con el hogar, como cuidar a sus hijos, limpiar la casa, cocinar para la familia, etcétera. Sin embargo, en realidad, los empleados remotos exitosos se sientan en sus escritorios durante el horario laboral y tratan de evitar toda clase de interrupción que pueda implicar el hogar a toda costa.


Algunos empleados en empresas que hacen home office señalan que muchos piensan que como se trabaja de forma remota se asume que se tiene más tiempo para gestionar la vida personal. Cuando ello ocurre no queda mejor camino que ser transparentes con todos los amigos y conocidos con respecto a esta forma de trabajo. Se tiene que tener la capacidad de poder decir que no es posible hacer ciertas actividades pues existe un trabajo que se debe cumplir.


Mito 4: No se puede gestionar bien al personal de forma remota.


Desafortunada, muchos empleadores son escépticos al momento de contratar a empleados que trabajarán de forma remota ya que no pueden monitorear como lo harían en la oficina. La situación empeora cuando se trata de contratar gerentes o algún cargo superior para la empresa.


Sin embargo, según la fuente, este es otro mito que se ha podido descartar satisfactoriamente, los empleados remotos si pueden ser gerentes y ocupar otros cargos. De hecho, se destaca que dentro de la propia empresa HubSpot, unas 300 personas que fungen como gerentes de mediano y alto nivel. Seguramente no solo en esta empresa se tienen estos casos que se pueden considerar de éxito, por todas partes existen actualmente gerentes e incluso ejecutivos de la C-Suite que, por la naturaleza de sus funciones o por elementos externos, se ven en la necesidad de estar fuera de la oficina gran parte del tiempo pero aún con ello logran gestionar adecuadamente a todos sus colaboradores.


Mito 5: Tendrás mucho tiempo para el cuidarte si haces home office.


Por último, la idea de que podrás cuidarte mejor si trabajas desde casa debe quedar descartada. Según lo revela la fuente, cuando se comienza a trabajar de forma remota surge una especie de emoción dado que se piensa en lo flexible que será el horario y las cosas que permitirá hacer. Por ejemplo, se puede pensar que ahora si habrá tiempo para ir al gimnasio o para dedicarse a la meditación o alguna actividad extra-curricular.


Sin embargo, la realidad dicta, y muchos profesionales que trabajan de esta forma lo confirman, que ese tipo de balance entre la vida y el trabajo se puede convertir en una meta distante cuando se comienza a trabajar. Esto surge debido a que los trabajadores remotos se generan una presión interna por demostrar a sus superiores que están siendo productivos, y a ello se suma que se dificulta establecer límites cuando se hace home office.


Lo mejor para encontrar el balance es definir horarios para las distintas actividades del día a día y así hacer del trabajo en casa una actividad más adecuada y apegada a las expectativas, indicó Merca2.0.

Fuente: iProup


¿Quieres dar un salto educativo y formarte en programación? En EducaciónIT tenemos una gran oferta de cursos, junto con un plan de carrera, mediante los cuales podrás convertirte en un programador profesional con la capacitación más completa y actualizada del mundo IT.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.