31 Características de las personas de éxito

Las diferencias más importantes entre exitosos y quienes alcanzan menos logros, no son las que podrías esperar.

 

Las personas de éxito hablan, piensan y abordan las situaciones, los desafíos y los problemas de manera diferente de la mayoría de la gente. La única forma de tener éxito es actuar de la misma manera que las personas de éxito. El éxito no es distinto de otras habilidades. Copia las acciones y las mentalidades de las personas de éxito y cosecharás tus propios éxitos.

 

A continuación, te mostramos 31 cualidades, rasgos de personalidad y hábitos comunes que hacen que las personas de éxito sean como son. Mientras lees esta lista, piensa: ¿Cuántos elementos se relacionan contigo? ¿Qué áreas necesitas mejorar?

 

1) Tienen una actitud resolutiva.
Las personas con una actitud resolutiva abordan cada situación con la mentalidad de que, no importa de qué se trate, es posible hacerlo. Constantemente usan frases como “podemos hacerlo”, “¡hagámoslo!” y “vamos a resolverlo”, y siempre sostienen que existe una solución. Estas personas hablan de explicaciones y soluciones de problemas y comunican los desafíos con una perspectiva positiva.

 

2) Creen que “lo resolverán”.
Aunque no sepas con certeza cómo hacer algo, la mejor respuesta es “lo resolveré”, en lugar de “no sé”.Puedes admitir que no estás familiarizado con algo, siempre y cuando, inmediatamente después de admitirlo, prometas que lo resolverás o encontrarás alguien que lo hará.

 

3) Se centran en las oportunidades.
Las personas de éxito ven todas las situaciones, incluso los problemas y las quejas, como oportunidades. Donde otros ven dificultades, las personas de éxito saben que los problemas resueltos equivalen a nuevos productos, servicios, clientes y, probablemente, éxito económico. Recuerda: el éxito implica superar un desafío. Por lo tanto, no puedes tener éxito sin algunas dificultades.

 

4) Les encantan los desafíos.
Si bien muchas personas detestan los desafíos, y los usan como excusas para sumirse aún más en la indiferencia, las personas de gran éxito se ven atraídas y revitalizadas por los desafíos. Los desafíos son las experiencias que afinan las habilidades de las personas de éxito. Para lograr tus objetivos, debes llegar al punto en el que cada desafío se convierta en un estimulante para ti.

 

5) Desean resolver problemas.
Dame un problema, cualquier problema, y cuando lo resuelva, recibiré una recompensa y seré un héroe. Cuanto más grandes sean los problemas, y más personas se beneficien de la solución, mayor será tu éxito. Una de las maneras más rápidas y eficaces de distinguirte de las masas es establecerte como alguien que mejora las situaciones, en lugar de empeorarlas.

 

6) Persisten hasta que alcanzan el éxito.
La capacidad de seguir un camino determinado pese a los contratiempos, hechos imprevistos, malas noticias y resistencia; de continuar de manera resuelta o firme en una situación, un propósito o una forma de actuar a pesar de las condiciones, es una característica común de aquellos que logran lo que se proponen. Esta cualidad es necesaria para convertir cualquier sueño en realidad.

 

7) Asumen riesgos.
La mayoría de las personas no van lo suficientemente lejos para ser reconocidas, llamar la atención y causar un gran revuelo; en cambio, tratan de protegerse o de conservar una reputación, una posición o un estado que ya han alcanzado. Las personas de éxito están dispuestas a arriesgarse, a jugarse el todo por el todo, y saben que, no importa cuál sea el resultado, pueden retroceder y volver a intentarlo. Recuerda el viejo refrán: “el que no arriesga, no gana”.

 

8) Desafían el statu quo .
Desafiar el statu quo no significa que seas un desafiante (aunque, seamos realistas, ¿quién no ha perdido un poco el juicio?), sino que te niegas a validar la presunta “cordura” de las acciones racionales que nunca te permitirán lograr lo que quieres. Piensa lo siguiente: ¿Tendríamos automóviles, aviones, vuelos espaciales, teléfonos e Internet si alguien no hubiese desafiado lo que en ese minuto se consideraba lógico? El hombre no haría nada excepcional si no estuviera dispuesto a ser un poco más desafiante.

 

9) Son arriesgadas.
Para ser cuidadoso, debes actuar con precaución, y nunca lograrás realizar 10 veces más actividad que los demás siendo precavido. La acción a gran escala exige que dejes de lado la precaución, aunque corras ciertos riesgos.

 

10) Actúan sin dudarlo.
Las personas de gran éxito actúan incesantemente. Sin importar lo que hagan, estas personas pocas veces están inactivas, incluso durante sus vacaciones (¡pregunta a sus cónyuges o familiares!). Las personas sin éxito hablan sobre un plan de acción, pero nunca hacen lo que afirman que harán, al menos no lo suficiente para lograr lo que quieren. Las personas de éxito dan por sentado que sus logros futuros dependen de medidas que quizá no generen beneficios en el presente, pero que, si se aplican con constancia y persistencia, tarde o temprano darán fruto.

 

11) Dicen que “sí” a las oportunidades.
Cuando tengas la opción de hacer o no hacer algo, ¡siempre di que sí! La vida es para vivirla, algo que se vuelve imposible de hacer cuando dices constantemente que no. Intenta lo siguiente: di que sí hasta que tengas tanto éxito que te veas obligado a agregar la palabra “no” a tu arsenal y a comenzar a gestionar tu tiempo y tus esfuerzos. Hasta entonces, incorpora el decir “sí” a tus hábitos para cosechar éxitos.

 

12) Se comprometen habitualmente.
El compromiso es un bien escaso. Existen demasiadas personas y organizaciones que no se comprometen plenamente con sus actividades, tareas, obligaciones y responsabilidades para completar las labores que emprenden. Para cosechar éxitos, es fundamental que dejes de probar la temperatura del agua y simplemente te lances a la piscina.

 

13) No se detienen hasta lograr su objetivo.
Hasta que una acción no se convierte en un éxito, no está terminada. Hasta que no logras que el posible cliente se convierta en cliente, o el posible inversionista en inversionista, no has logrado tu objetivo. Esto puede sonar duro, pero si llamaste a un cliente 50 veces y no cerraste el negocio, es lo mismo que si nunca lo hubieras llamado. Cuando llegan a este punto, las personas se vuelven racionales y, por ende, no logran su objetivo. Asume el compromiso de ser completamente irracional y no te detengas hasta lograr tu objetivo.

 

14) Se centran en el presente.
Las personas de éxito toman medidas de inmediato y, de esta manera, diseñan el futuro que desean. Saben perfectamente que la procrastinación es la peor debilidad. Todo aquel que pospone lo que puede hacer ahora mismo nunca obtendrá el impulso y la confianza que se derivan de hacerlo.

 

15) Demuestran valor.
Las personas de éxito generalmente se comportan con un aire de confianza y convicción, una sensación de comodidad e incluso un poco de arrogancia. Antes de que empieces a pensar que son intrínsecamente “diferentes”, debes comprender que han adquirido estas cualidades como resultado de las medidas que han tomado. Cuanto más frecuentemente hagas cosas que te asustan un poco, más probable será que la gente te considere valiente y se sienta atraída por ti.

 

16) Acepta los cambios.
¿Cómo puedes cosechar éxitos si intentas evitar que las cosas cambien? Es imposible. Las personas de éxito observan cómo cambia el mundo y lo aplican en su propio beneficio. Saben que deben adaptarse continuamente. La predisposición a aceptar los cambios es una excelente cualidad de las personas de éxito.

 

17) Determinan y aplican la estrategia adecuada.
Las personas de éxito saben que pueden cuantificar lo que da y lo que no da buenos resultados, mientras que aquellos sin éxito se centran solo en “trabajar mucho”. Cualquiera sea el método, las personas de éxito no piensan en trabajar mucho (aunque, desde luego, están dispuestas a hacerlo). En cambio, piensan cómo trabajar “de manera inteligente” y abordan la situación buscando y aplicando la estrategia adecuada hasta que triunfan.

 

18) Descartan las ideas tradicionales.
Las personas de mayor éxito buscan crear tradiciones, no seguir las que ya están establecidas. No seas prisionero de los pensamientos de otros. Descubre maneras de aprovechar el pensamiento tradicional que frena a los demás.

 

19) Se enfocan en los objetivos.
Las personas de éxito se enfocan en los objetivos y siempre prestan más atención a la meta que al problema. Su compromiso y su enfoque en las metas son tales que parecen capaces de derribar montañas. Si bien debemos tratar de concentrarnos en el presente, tenemos que centrar la mayor parte de nuestra atención en el panorama general de las metas, y no en la tarea específica que llevamos a cabo en el momento.

 

20) Tienen una misión.
Hasta que comiences a abordar tu trabajo como si tuvieras una misión, siempre será “solo un trabajo”. Debes llevar a cabo cada actividad con el mismo entusiasmo que si este emprendimiento pudiera cambiar el mundo para siempre. Lleva adelante todas y cada una de las llamadas telefónicas, correos electrónicos, visitas de ventas, reuniones, presentaciones y días que pasas en la oficina no como un trabajo, sino como una misión por la que te recordarán eternamente.

 

21) Tienen un alto nivel de motivación.
La motivación se refiere al acto o estado de estar estimulado para actuar. Para cosechar éxitos, es fundamental que tengas un estímulo y sientas entusiasmo y el impulso de hacer algo. Aunque no hablamos del entusiasmo que dura unas horas, un día o una semana, sino del que se basa en lo que haces cada día para estimularte a actuar e inspirarte a seguir adelante. Las personas de gran éxito buscan sin cesar razones para inducirse constantemente a lograr nuevos niveles de éxito.

 

22) Se enfocan en los resultados.
Las personas de éxito no valoran el esfuerzo o el trabajo o el tiempo que dedican a una actividad; valoran los resultados. Seamos realistas: nos guste o no, lo único que importa son los resultados. Sé exigente contigo mismo y nunca te liberes de una tarea hasta que obtengas resultados.

 

23) Tienen grandes objetivos y sueños.
Lo que más lamento en mi vida es que, al principio, establecí mis objetivos y metas de acuerdo con un pensamiento realista, no con ideas radicales y visionarias. Al “pensar en grande”, se cambia el mundo. Sueña en grande, actúa en grande y luego descubre cómo ser aún más grande.

 

24) Crean su propia realidad.
Las personas de éxito son muy similares a los magos; no viven en las realidades de otras personas. En cambio, se empeñan en crear una nueva realidad para ellas que es diferente de la que los demás aceptan. No les interesa lo que otras personas consideran posible o imposible; solo les importa producir lo que sueñan que es posible.

 

25) Primero asumen el compromiso, y luego resuelven cómo actuar.
La mayoría de las personas suponen que primero deben resolver todo y luego, comprometerse; sin embargo, pareciera que nunca lo logran. Si bien puede ser riesgoso comprometerse primero y después resolver el resto, considero que la creatividad y la capacidad para solucionar problemas se ven estimuladas solamente después de que uno se compromete plenamente.

 

26) Son sumamente éticas.
En mi opinión, ser ético no significa solamente cumplir las normas impuestas por la sociedad. También considero que, para ser ético, las personas deben hacer lo que prometieron que harían, y hacerlo hasta obtener los resultados deseados. No me refiero a la ética de “caja registradora”, sino al concepto más amplio de hacer honor a tus habilidades y tu potencial, como así también a tus compromisos implícitos o explícitos.

 

27) Se interesan en el grupo.
A una persona le irá tan bien como le vaya a aquellos que la rodean. La salud y el bienestar de la población en general deben ser sumamente importantes para cada integrante en particular, algo que las personas de éxito saben bien. Te conviene que todos los miembros de tu equipo triunfen y progresen, ya que esto probablemente mejore tu situación. Es por eso que siempre debes hacer todo lo posible para elevar los niveles de desempeño del resto del equipo.

 

28) Se comprometen con el aprendizaje continuo.
Según algunos informes, los CEO de mayor éxito leen un promedio de 60 libros y asisten a más de 6 conferencias por año. Las personas de mayor éxito que conozco leen todo lo que llega a sus manos.

 

29) Salen de su zona de confort.
Las cosas más importantes que he hecho en mi vida no fueron cosas que me sentí a gusto haciendo; de hecho, muchas de ellas me hicieron sentir muy incómodo. Resulta muy tentador conformarte con tu entorno, tus rituales diarios y tus hábitos, la mayoría de los cuales probablemente no impulsen tu misión. Uno se siente bien cuando las cosas resultan familiares. Sin embargo, las personas de éxito están dispuestas a experimentar situaciones nuevas y desconocidas. Anímate a salir de tu zona de confort. Es una señal clara de que estás bien encaminado para cosechar éxitos.

 

30) “Ascienden” en las relaciones.
Adopta el hábito de “ascender” en todas tus relaciones, hacia personas mejor conectadas, mejor educadas e incluso con más éxito. Si logras o no tus objetivos dependerá, en gran medida, de las personas de quienes te rodees. No elijas personas de tu mismo nivel. Busca ascender relacionándote con mejores pensadores, mejores soñadores y mejores actores.

 

31) Son disciplinados.
Para lograr y mantener el éxito, debes determinar qué hábitos son constructivos, y disciplinarte a ti mismo y disciplinar a tu grupo (ver el punto 28) para seguir tales hábitos una y otra vez.

 

Nada de lo que se menciona en esta lista es una cualidad sobrehumana. Todo es alcanzable. No uses solo una o dos de las técnicas. Comienza a pensar y a operar con ellas, y se convertirán en parte de ti. Úsalas a todas.

 

 

 

 

Fuente: Hubspot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.