Programadores mayores de 55 años: entre la pasión y el estigma de la edad

Las áreas de software y sistemas suelen contratar a desarrolladores de hasta 36 años de edad, pero una camada de profesionales de mayor edad buscan desafiar estos límitesLas áreas de software y sistemas suelen contratar a desarrolladores de hasta 36 años de edad, pero una camada de profesionales de mayor edad buscan desafiar estos límites 





En el film Pasante de Moda, Robert De Niro interpreta a un viudo de 70 años que, a pesar de estar jubilado, decide seguir trabajando y así es como ingresa como becario de un website de moda. De la misma manera, Julio Oliveira, de la misma edad, trabaja como Java developer en Intive-FDV, una empresa que desarrolla software a medida y que en Argentina tiene un staff de 170 personas, con un promedio que oscila entre los 27 y 35 años.



“Me autodenomino un dinosaurio”, dice entre risas. Oliveira, nacido en Uruguay, estudió Ciencias Económicas pero no se graduó. Desde su juventud se interesó por la informática y la programación, de ahí que fue aprendiendo por cuenta propia y realizando algunos cursos. En la década de los 90 se inició en Java y nunca más abandonó este lenguaje de programación.


Su experiencia profesional abarca varias industrias y posiciones. Incluso fue gerente en los años 70, pero renunció porque se aburría en ese trabajo ya que, según dice, su pasión es programar. “Hace menos de un año que trabajo en Intive-FDV, y llegué a esta empresa tras postularme a través de LinkedIn”, cuenta. En esta posición trabaja con compañeros que rondan los 30 años y su jefe tiene 50.


“Aunque estoy jubilado trabajo porque soy una persona muy activa. Todos los días me levanto muy temprano y estudio para mantenerme actualizado”, relata.


El caso de Oliveira es excepcional, porque muchos programas corporativos de firmas argentinas vinculados a la diversidad no consideran a los talentos maduros, aun cuando en el país hay déficit de programadores. De hecho, datos de la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI) indican que las empresas nacionales tiene problemas para conseguir trabajadores y cada año quedan sin cubrir 5000 puestos en las áreas de software y sistemas.


Luis Alberto Preuss es otro exponente. Con 56 años, este analista de sistemas se incorporó en febrero de este año como Analista de SAP Basis en Inclusion, una compañía especializada en la provisión de servicios IT.


Según cuenta, el promedio de edad de sus compañeros es de 35 años, aunque tiene colegas de 20. “Soy analista de sistemas pero no puedo acceder a un puesto gerencial porque las firmas suelen contratar a ingenieros para que ocupen esta posición. Por este motivo, acabo de iniciar mis estudios con el objetivo de obtener el título en cuatro años”, sostiene.


Preuss trabaja desde los 14 años y en todo este tiempo la tecnología ha evolucionado muchísimo. “Como en la facultad me enseñaron las bases para poder seguir adquiriendo nuevas herramientas, nunca me costó mantenerme actualizado”.


Este cincuentenario señala que programar hoy es mucho más fácil que en el pasado. “Antes solo teníamos libros escritos en inglés, pero desde que está Internet todo es mucho más sencillo porque hay foros y sitios en español que nos ayudan a resolver problemas. Además, los nuevos lenguajes son mucho más sencillos que los antiguos”, compara.


Ambos entrevistados dicen que no les molesta trabajar con jóvenes, y reportando a jefes mucho menores que ellos.

La potencia del estereotipo

Preuss y Oliveira opinan que la edad no debería ser un limitante para ocupar un puesto de trabajo: “Es cierto que las oportunidades laborales se van cerrando de acuerdo al paso del tiempo, pero yo tengo hijas de 20 años eso hace que esté al tanto de la tendencias. Además, soy deportista, algo que me ayuda a mantener un espíritu joven”, justifica Press, mientras que Oliveira, a quien le dicen “Julito”, sostiene: “Tener compañeros mucho más chicos nos ayuda a mantenernos joviales. En mi caso, no tengo problemas de salud, aunque trato de no estar más de dos horas seguidas frente a la pantalla porque me hace mal a la vista, por eso utilizo gotas lubricantes”.


Cuando se piensa en una persona que se dedica al desarrollo de software, la primera imagen que la sociedad imagina es la de un hombre joven porque, en líneas generales, se considera que las personas que rondan los 60 años no son expertos en tecnología y que les falta energía para desempeñarse laboralmente.


“En nuestro país las empresas contratan como desarrolladores a personas que tengan como mucho 36 años, y que acrediten unos 7 u 8 años de experiencia laboral”, explica Mara Schmitman, Manager de la consultora Schmitman Human Resources”, y justifica: “Las compañías buscan desarrollar líderes, y se supone que una persona mayor de 50 años ya debería estar en una posición de liderazgo. Esta postura de las organizaciones es contradictoria porque buscan gente con experiencia técnica y desarrollo personal, como tolerancia a la frustración, empatía y predisposición al trabajo en equipo”.


Según Schmitman, son muy pocas las firmas que aceptan a adultos maduros, y cuando lo hacen, se fijan en que el profesional luzca jovial y que tenga los hábitos de los millennials, por ejemplo, que juegue a los videojuegos.


Marcelo Roitman, vicepresidente de la consultora ManpowerGroup Argentina detalla que, si bien se efectúan contrataciones a adultos mayores, “esto sucede en menor medida debido a que las empresas aún no son del todo conscientes del valor que puede generar el ingreso de estos profesionales a su nómina. Tal así que el 34% de los candidatos a nivel mundial cree que la discriminación por edad es uno de sus mayores desafíos de carrera”.


Los especialistas en Recursos Humanos consultados por La Nación afirman que, a pesar de esta realidad, los adultos maduros tienen mucho que aportar ya que promueven la diversidad cultural y tienen mucha cintura para moverse dentro de una empresa. “En su mayoría, constituyen un nido vacío con menores presiones financieras y familiares, lo cual significa que están más motivados por la satisfacción laboral que por la compensación. En este sentido, buscan por lo general enseñar a otros y hacer una retribución a sus comunidades, por lo que son propensos a permanecer en su posición, reduciendo el volumen de rotación”, se explaya Roitman y, de esta manera, describe exactamente el caso de Oliveira.


Actualmente, hay muchos de estos perfiles IT buscando empleo: “Hay gente que es muy vital y pueden ser muy valiosas en sus trabajos, pero las empresas no se dan cuenta de esto, y prefieren tener una posición vacante a ocuparla con un profesional que ronde los 60 años”, ilustra Schmitman, a lo que el ejecutivo de Manpower agrega: “Se trata de una fuente de talento subdesarrollado con cualidades únicas, que puede ayudar a los empleadores en el manejo de la escasez de talento. Por ende, la mejor decisión que puede tomar una empresa es elegir aquel candidato cuyo perfil profesional, conocimientos y experiencia se adapten mejor al puesto vacante, sin importar la edad que tenga”, concluye Roitman.










Fuente: LaNacion.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.