Tecnología del pasado para mejorar la seguridad del presente

Cintas para hacer copias de seguridad

La preocupación por la seguridad y por hacer frente a los ataques de hackers que utilizan métodos más avanzados tecnológicamente son cada vez más crecientes. De ahí que las compañías hayan empezado a recurrir a viaje tecnología para protegerse de las nuevas amenazas actuales. Concretamente, a la que se usaba en los años cincuenta: almacenando los datos en cintas, de tal manera que los piratas informáticos no puedan obtener acceso a dicha información.



Este método lo estarían empezando a emplear los gobiernos, las empresas de servicios financieros, aseguradoras de salud y demás industrias reguladas, complementando los registros digitales de sus datos. Quienes apuestan por ello aseguran que se trata de una alternativa más segura que les permite recuperar los datos en casos de ataques piratas informáticos como WannaCry.

Rob Pritchard, fundador de la firma de consultoría Cyber Security Expert y miembro asociado del Royal United Services Institute, ha detectado el resurgimiento de la cinta como nueva manera de seguridad encajada dentro de prácticas de ciberseguridad más seguras para que las compañías se protegan de los virus, piratas informáticos y demás ataques.

“Las empresas de todos los tamaños deben ser capaces de restaurar los datos rápidamente en caso de que sea necesario” señala Pritchard haciendo referencia a los métodos digitales más novedosos. Al tiempo que sostiene que “también han de tener un mecanismo más lento de recuperación en caso de que suceda lo peor”.

En su opinión, una buena estrategia de copias de seguridad pasa por contar con información almacenada en la nube y en servicios en línea, pero pueden verse comprometidos por diferentes amenazas. De ahí que estén recurriendo a métodos de la década de los años 50 como la cinta como mecanismo para almacenamiento de datos a gran escala, siendo más delgadas, más potentes y con mayor capacidad que las de antaño, como vemos en este gráfico elaborado por The Wall Street Journal.

Las compañías vuelven a emplear vieja tecnología para hacer frente a las amenazas



Entre las ventajas con las que cuentan las cintas como método de almacenamiento se encuentra una mayor fiablidad que los discos duros, una vida útil suiperior a 30 años y un coste menor por terabyte.



Una de las compañías en recurrir a la vieja tecnología como nuevo método de almacenamiento es PDP Group, un proveedor de pólizas de seguro para concesionarios de automóviles. “Seguimos confiando en que la cinta seguirá siendo el medio más fiable y rentable de proteger los datos de nuestra empresa”, asegura Ralph Heisy, Gerente de Operaciones y Redes de Ordenadores.





Fuente: http://computerhoy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *