Programas para eliminar archivos bloqueados a la fuerza desde Windows

Despídete de cualquier fichero o carpeta por mucho que se resistan.

 

 

 

 

 

 

En Windows hay dos realidades: la que vemos y la que ocurre en segundo plano. No es propio de Windows, ocurre en cualquier sistema operativo. En pantalla vemos el escritorio y las ventanas de los programas que hemos abierto, pero en segundo plano hay otros programas funcionando sin que los veamos y servicios de Windows o de terceros.

 

Sólo tienes que abrir el Administrador de tareas para ver la lista de ejecutables en funcionamiento, muchos de ellos desconocidos. Hay maneras de saber a qué se dedica cada uno de esos procesos en segundo plano, pero eso no quita que en ocasiones puedan darnos problemas aunque no los veamos.

 

Todo esto viene a propósito de un problema con el que nos habremos encontrado en alguna ocasión: querer borrar un documento o fichero y que Windows te muestre un mensaje de error indicando que no puedes eliminar archivos bloqueados.

 

Lo mejor que puede ocurrir en esos casos es que ese documento lo tengas abierto en un programa y hayas olvidado cerrarlo. Pero puede darse muchos casos distintos: que esos archivos sean de una mala desinstalación y Windows siga usándolos aunque no hagan nada o, simplemente, que algún proceso en segundo plano lo esté bloqueando.

 

Hoy vamos a ver más soluciones que te ayudarán a no dejar rastro de los archivos más rebeldes y que se resistan a ser eliminados en Windows. Eso sí, asegúrate de que ese archivo que quieres borrar no forma parte del sistema con ayuda del Diccionario de procesos, tareas y archivos o similares.

 

ThisIsMyFile

Empezamos por ThisIsMyFile, un eliminador de archivos bloqueados que, además de ello, te permite conocer de antemano qué proceso está bloqueándolo.

Tiene varias maneras de borrar los ficheros, en función de que se resista más o menos: desbloqueado y borrado, reinicio y borrado, matar el proceso que lo bloquea y borrar el archivo, etc.

ThisIsMyFile es tan fácil de usar como arrastrar y soltar el archivo en la ventana principal del programa.

 

DeadLock

Otra solución para eliminar archivos bloqueados y también carpetas es DeadLock.

Al igual que ThisIsMyFile, permiten hacer varias cosas: desbloquear el archivo, para así moverlo libremente, eliminarlo directamente, etc.

DeadLock se integra en el menú contextual de Windows, de manera que podrás actuar sobre los archivos que se resisten a través del botón derecho del ratón.

 

WhoLockMe

A pesar de estar un tanto anticuado, WhoLockMe sigue siendo útil para averiguar qué impide eliminar archivos bloqueados.

Se integra en el menú contextual y sirve tanto para ficheros como para carpetas, que podrás ver desde el Explorador de Windows.

WhoLockMe te mostrará un listado de los procesos o ejecutables que bloquean ciertos ficheros para que puedas cerrar el proceso y así liberar el documento o archivo.

 

OpenedFilesView

Desde NirSoft, un repositorio repleto de pequeñas pero imprescindibles utilidades para Windows, nos llega OpenedFilesView.

Como indica su nombre, muestra los archivos que están siendo usados por determinado proceso o programa, con información adicional.

Con OpenedFilesView podrás cerrar el proceso que impide eliminar cierto archivo y así dejarlo libre parar borrarlo sin problemas.

 

Delete Doctor

Con tan solo 150 kb, Delete Doctor te ayuda a borrar archivos bloqueados. Los verás directamente en el programa o puedes arrastrarlo y soltarlo desde el Explorador de Windows.

Delete Doctor permite eliminar ficheros al momento o programar el borrado para que se produzca tras reiniciar Windows, para así saltarte el bloqueo en los casos más complicados.

 

Free File Unlocker

Con versión normal y portable, para llevar en un pendrive y usar en cualquier computadora, Free File Unlocker tiene varias funciones: desbloquear, eliminar, mover, copiar, etc.

Free File Unlocker tiene su propio explorador de archivos para ver qué programas o procesos bloquean un fichero y también se integra en el Explorador de Windows.

 

 

 

 

Fuente: https://hipertextual.com/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *