Windows 95: un hito de la informática que aún está vigente

Hoy se cumplen 20 años del fastuoso lanzamiento de Windows 95, el 24 de Agosto de 1995.

 

 

 

Aunque esta familia de sistemas operativos tuvo una vida breve, de poco más de 5 años, su presentación en público fue precedida por la mayor campaña de marketing que había visto hasta entonces la informática. Microsoft invirtió 300 millones de dólares para difundir su nuevo producto; 20 millones fueron solamente para comprar los derechos de la canción “Start Me Up” de los Rolling Stones, en obvia referencia al Botón Inicio (Start Button, en inglés) que debutaría en este sistema.

 

La estirpe del 95 sería reemplazada por una familia más avanzada, la de Windows NT, que había visto la luz dos años antes, pero de la que el gran público no sabía casi nada. El NT, destinado al ambiente corporativo, se volvería célebre más adelante, en su sexta reencarnación, el XP, que reinaría por inusitados 13 años y vendería 1000 millones de copias.

 

EL INVENTO QUE TRAJO COLA

 

¿Por qué, entonces, todavía recordamos al 95? Porque, desde muchos puntos de vista, todavía lo usamos. Para entender esta afirmación hace falta viajar bastante en el tiempo. Hasta 1973, de hecho.

 

Ese año Xerox lanzó una computadora extraña. Tanto, que la compañía no se propuso comercializarla; se fabricaron unas 2000, la mayor parte de las cuales sólo se empleó dentro de la empresa. Se llamaba Alto y en lugar de las lacónicas, crípticas y aburridas pantallas negras, utilizaba una metáfora visual de escritorio. Las ventanas se superponían, había íconos que representaban carpetas y dispositivos y usaba un mouse de 3 botones. Era la primera encarnación, rústica todavía, de las ideas de Douglas Engelbart, uno de los pioneros de lo que hoy se conoce como “experiencia de usuario”. El hombre inventó nada menos que el mouse.

 

En diciembre de 1979, Steve Jobs vio una demostración de la Alto y decidió cambiar los derechos para usar ese desarrollo por acciones de su joven pero exitosa compañía, Apple. No, Apple no creó ni el mouse ni la interfaz gráfica. Fue Xerox.

 

La paradoja (Jobs fue una colección de paradojas) es que un año antes, en 1978, Jef Raskin había entrado a trabajar en Apple. Raskin había publicado en 1967 su tesis doctoral en ciencias de la computación, en la que planteó que las computadoras debían tener interfaces visuales, basadas en gráficos. Incluso, proponía, los caracteres debían ser generados gráficamente, y en varias familias tipográficas.

 

Eran ideas heréticas, como el mismo Raskin admitiría más tarde, pero eran también las ideas de un visionario, que lo llevaron a hacerse cargo del proyecto de la Apple Macintosh (mejor conocida como “la Mac”), iniciado en 1979.

 

En 1981 Steve Jobs dirigió su atención a la Mac y se empeñó en un rediseño completo para incluir lo que había visto en Xerox. No fue un período feliz para Raskin, que se terminó yendo en 1982. Así que es verdad que Engelbart y su grupo en Xerox inventaron gran parte de la experiencia de usuario que tenemos hoy con nuestras computadoras, pero hubo desarrollos clave que surgieron de la mente de Raskin. Por ejemplo, el método para arrastrar ventanas.

 

La Mac, pese a ser un equipo con severas limitaciones y que no disfrutó de un éxito inmediato, causó una onda expansiva que sacudió la incipiente industria de las computadoras hogareñas. La herejía de 1967 se estaba por convertir en dogma. Pero faltaba todavía un capítulo inesperado, escrito por un gigante.

 

DE 1 A 95

 

Microsoft producía también aplicaciones y entre sus clientes estaba Apple, de modo que en su momento tuvieron acceso a la revolucionaria interfaz de la Mac. Este fue, muy probablemente, el origen de Windows 1.0, de 1985. No le dedicaremos mucho tiempo. Fue un fracaso, y merecía serlo. Es más, sólo con Windows 3.1, en abril de 1992, la compañía consiguió popularizar una interfaz gráfica para el DOS.

 

Los veteranos no tendrán aquí ninguna duda: el 3.1 era un pastiche feo e inestable. Ocho años después de la Mac, la PC todavía era incapaz siquiera de emular las pantallas de Apple. Pero esta compañía se había extraviado en luchas intestinas (Jobs fue expulsado en 1985) y ahora languidecía; su producto más exitoso seguía siendo la Apple II, que se vendería durante 11 años. Más paradojas.

 

Windows 3.1 tuvo una sola meta: ganar tiempo. El mismo año de su lanzamiento comenzó en Microsoft el desarrollo de un nuevo sistema operativo, uno que integraba una verdadera metáfora de escritorio y, en un punto, innovadora. En otras palabras, Windows 95.

 

Microsoft tenía que ganar tiempo en un aspecto todavía más importante, aunque mayormente desconocido. En 1985, Intel -que fabricaba los cerebros electrónicos de las PC- había lanzado el 80386, el primer microprocesador de 32 bits. Era el futuro, pero Microsoft no podía darse el lujo de tirar por la borda su cada vez más próspero negocio basado en aplicaciones de 16 bits. Windows 95 cumpliría el rol de iniciar la lenta y traumática migración de los 16 a los 32 bits. Gran parte de su legendaria inestabilidad se debía a las concesiones que los desarrolladores debieron hacer para que fuera compatible con todo el software (y el hardware) que ya existía previamente. IBM, que había lanzado el OS/2 2.0 (100% de 32 bits), se adelantó demasiado y perdió la batalla.

 

En tanto que un híbrido, Windows 95 nació destinado a una vida efímera. Cuando los 32 bits se impusieran, sería reemplazado por alguno de los descendientes de Windows NT. La apuesta de Gates fue, una vez más acertada: la mudanza a la nueva tecnología llevó mucho más tiempo de lo que se esperaba, y la dupla Windows 95 (el híbrido de 16 y 32 bits para el hogar y la pequeña oficina) y Windows NT (el pura sangre de 32 para las grandes empresas) cubrió todas las bases y consolidó su imperio. Para el final del siglo XX, se había convertido en la empresa más valiosa del planeta. No porque sí el 95 se convirtió, pese a sus defectos, en un hito de la historia de la informática personal.

 

 

 

 

 

 

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *