A 50 años de la Ley de Moore, “culpable” de transformar el mundo actual

En abril de 1965, Gordon Moore, cofundador de Intel, planteó que el número de transistores dentro de un chip se duplicaría cada 18 meses, reduciéndose el costo y empleando un mismo espacio. Su ley sigue vigente, inspirando la innovación en la industria tecnológica.


El tamaño de un chip en la actualidad no supera al de una moneda, pero sin embargo tiene más poder de procesamiento que cualquier computadora (o varias de ellas) de años atrás.

 

¿Qué dice la Ley de Moore? El 19 de abril de 1965, el ingeniero norteamericano Gordon Moore, cofundador de Intel, determinó que el número de transistores en un chip se duplica cada 18 meses, manteniendo el mismo (o menor) costo y el mismo espacio.

 

A 50 años de esa observación, publicada por primera vez en la revista Electronics Magazine, ya no quedan rastros de las “súper computadoras” que ocupaban una habitación entera. La era del smartphone y la movilidad fue posible gracias a esa ley.

 

Ejemplos

 

Un error frecuente es pensar en la Ley de Moore como una aplicación exclusiva del mercado de computadoras. Los procesadores de silicio se aplican a una gran variedad de productos: smartphones, relojes, anteojos, joyas y prendas de vestir inteligentes, electrodomésticos, videojuegos, automóviles y sistemas de seguridad. Hasta el cajero automático requiere poder de procesamiento. Y todo es cada vez más pequeño.

 

Si un teléfono inteligente o una tableta se fabricaran hoy utilizando la tecnología de 1971, sólo el microprocesador sería del tamaño de un estacionamiento. Por ejemplo, el primer celular, el Dynatac creado en 1974, tenía 25 centímetros de largo y 7 de ancho. Su peso supera al de todos los modelos actuales: 794 gramos. La batería duraba apenas 20 minutos. Esa novedad costaba u$s4.000.

 

Actualmente, además de ser más livianos, finos, portátiles y potentes, los equipos móviles son 10 veces más baratos. ¿Por qué? Comparados con el primer microprocesador de Intel, el Intel 4004, los procesadores de 14 nm de hoy ofrecen 3.500 veces más rendimiento y una eficiencia energética 90.000 veces mayor.

 

El 4004 tenía 2.300 transistores. Ocho años después, el 8088 ostentaba 29.000 y en 2015, los Core de 5ta generación de Intel tienen 1.300 millones de transistores.

 

Una de las primeras supercomputadoras de la historia, la Cray-1, de 1976, podía realizar 160 millones de operaciones de puntos flotantes por segundo y tenía 8 megabytes de memoria. Las computadoras personales más básicas de la actualidad tienen 100 veces más de memoria.

 

En la actualidad, las computadoras son portátiles, vienen en forma de tablet y por lo tanto no ocupan una habitación entera. Incluso, encienden hasta 9 veces más rápido que laptops con cuatro años de antigüedad y logran una duración de 1,5 horas más que en una generación anterior de procesadores. Además, son más portables que nunca: pesan menos de 1,4 kilos y tienen menos de 16 mm de grosor.

 











Fuente: http://www.infobae.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.