Linux Deepin, la distribución perfecta para principiantes

Si buscas una distribución Linux sencilla que puedas recomendar a cualquier tipo de usuario sin importar su nivel, no puedes dejar escapar Linux Deepin.

 

 

 

Es innegable que las distribuciones evolucionan con el tiempo. Se puede afirmar sin miedo a equivocarse que lo que hoy no es bueno, puede ser fantástico en un futuro y viceversa. Por lo tanto, ninguna afirmación será una verdad absoluta. Sin embargo, si podemos poner sobre la mesa unos cuantos puntos en común sobre las cualidades que una distribución Linux debe tener, para ser lo más amigable posible al principiante. Antes se hubiese recomendado Ubuntu o elementary OS, pero ahora, en base a una serie de características, en este instante, Linux Deepin es la distribución perfecta para principiantes.

¿Por qué Linux Deepin?

 

Linux Deepin es una distribución originada en China, está basada en Ubuntu y usa un entorno de escritorio propio llamado Deepin. Ya sea instalando la distribución completa o simplemente el entorno Deepin en nuestra distribución, en el primer arranque nos ofrece una visita guiada. Lo curioso es que no nos muestra unas simples imágenes, es interactivo. Nos muestra mediante flechas y diálogos, la forma en la que editar la configuración, ejecutar aplicaciones o agrupar elementos en el escritorio. Linux Deepin se lleva un diez en este aspecto. Además de ello, su centro de software es todo lo que el centro de Ubuntu debería ser: rápido, fluido, con un diseño que atraiga y donde también se manejan las actualizaciones. Desde el principio, un usuario novato sabrá usar el entorno. Este es el punto principal en el que fallan la inmensa mayoría de distribuciones.

 

Directo al grano

 

Uno de los mayores mitos que gira en torno a las distribuciones Linux es que son difíciles de usar. Ya sabemos que Linux Deepin nos ofrece un tutorial interactivo y que la instalación de programas es coser y cantar. Ahora hablemos de su bella interfaz. El entorno se compone únicamente de tres elementos:

 

  • Un dock en el que podremos anclar nuestras aplicaciones favoritas. Con la peculiaridad de que tiene elementos interactivos, un icono que se encarga de gestionar el volumen, un reloj que nos muestra un calendario y lo más original, un icono que alberga los iconos de la bandeja del sistema, capaz de crecer si tenemos más de los cuatro elementos que inicialmente entran. Además, este dock es capaz de transformarse en una barra de tareas al estilo Windows.
  • La configuración aparece como un panel lateral, tenemos todos los elementos que queremos configurar en ese panel. En otros entornos tenemos varios programas para editar distintos elementos, aquí todo está ordenado en una vista muy agradable.
  • Un sencillo lanzador de apps con diferentes opciones para ordenar las aplicaciones.

 

En resumen, con Linux Deepin tenemos un simple dock con el que administrar todo nuestro sistema, sin ninguna opción difícil de acceder o encontrar. Al pulsar el botón de configuración nos aparece el panel lateral con todas las opciones que podáis imaginar y al pulsar el lanzador de aplicaciones ejecutaremos programas. Por lo tanto, para entender el sistema solo hay que fijarse en el dock. Es un entorno fácil de entender, muy sencillo de configurar, bello y con el mejor tutorial de bienvenida visto hasta ahora, ¿qué mas se puede pedir?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Link: http://www.linuxdeepin.com/

 

Fuente: http://hipertextual.com/

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.